Ella…

Poesía
Por: Gerardo Rosa
Y ahí estabas tú como las nubes, como el sol tan cerca de mí como nunca.
Y podía verte sin que estuvieras y podría sentirte sin que me acariciaras.
Tan sublime tu belleza, tan bella manera de ser.
Y cerré los ojos para ocultarme de la verdad.
Para vivir dentro de mis pensamientos y así poder tenerte con libertad.
Y llegaste, como un todo me invadiste, solo te valiste de tus ojos tan brillantes.
Como las estrellas, tan inmensos como el mar.
Y me ahogue en ellos, y ahogarme en ti era un placer.
Y puedo ahogarme mil veces si al final tu mirada prevalece entre la muerte y el olvido.