Mujer etérea-mujer pedestre

Poesía

Por: Oliverio Girondo

Espantapájaros 1.

“No sé; me importa un pito que las mujeres tengan los senos como magnolias o como pasas de higo; un cutis de durazno o de papel de lija.

Le doy una importancia igual a cero, al hecho de que amanezcan con un aliento afrodisíaco o con un aliento insecticida.

Soy perfectamente capaz de soportarles una nariz que sacaría el primer premio en una exposición de zanahorias; ¡pero eso si! -y en esto soy irreductible- no les perdono, bajo ningún pretexto, que no sepan volar.

Si no saben volar ¡pierden el tiempo las que pretendan seducirme! 

Está fue -y no otra- la razón de que me enamorase, tan locamente, de María Luisa. ¿Qué me importaban sus labios por entregas y sus encelos sulfurosos? ¿Qué me importaban sus extremidades de palmípedo y sus miradas de pronóstico reservado? ¡María Luisa era una verdadera pluma!

Desde el amanecer volaba del dormitorio a la cocina, volaba del comedor a la despensa. Volando me preparaba el baño, la camisa. Volando realizaba sus compras, sus quehaceres…

¡Con qué impaciencia yo esperaba que volviese, volando, de algún paseo por los alrededores! Allí lejos, perdido entre las nubes, un puntito rosado. “¡María Luisa! ¡María Luisa!… y a los pocos segundos, ya me abrazaba con sus piernas de pluma, para llevarme, volando, a cualquier parte.

Durante kilómetros de silencio planeábamos una caricia que nos aproximaba al paraíso; durante horas enteras nos anidábamos en una nube, como dos ángeles, y de repente, en tirabuzón, en hoja muerta, el aterrizaje forzoso de un espasmo.

 ¡Que delicia la de tener una mujer tan ligera…, aunque nos haga ver, de vez en cuando las estrellas! ¡Que voluptuosidad la de pasarse los días entre las nubes… la de pasarse las noches de un solo vuelo!

Después de conocer a una mujer etérea, ¿puede brindarnos alguna clase de atractivos una mujer terrestre? ¿Verdad que no hay una diferencia sustancial entre vivir con una vaca o con una mujer que tenga las nalgas a setenta y ocho centímetros del suelo?

Yo, por lo menos, soy incapaz de comprender la seducción de una mujer pedestre, y por más empeño que ponga en concebirlo, no me es posible ni tan siquiera imaginar que pueda hacerse el amor más que volando.”

Opinión

Por: Ariel

She is so naked and singular.
She is the sum of yourself and your dream.
Climb her like a monument, step after step.
She is solid.

As for me, I am a watercolor.
I wash off.

-For My Lover, Returning to His Wife, Anne Sexton

 

Ahora estaba viendo sus fotos. Algo en mi interior me llevó a buscarlas, a saber de sus vidas.

Ya han pasado meses. Años. Ya han pasado tantas cosas en mi vida y en las de ustedes también.

Tuve la fortuna de conocer a alguien que me está dando la oportunidad de disfrutar su compañía en total libertad y autonomía. Ustedes, no sé.

Recuerdo como las odié cuando me dejaron por regresar con ustedes. Como no entendía que ese ser que yo tanto amaba y que decía que estaba con ustedes porque no podía tenerme a mí o porque aún no me conocía, volvía corriendo a sus brazos.

El dolor me perforaba.

El dolor me mataba y yo solo deseaba que ustedes se alejaran, que hicieran algo terrible, que ante sus ojos fueran lo peor.

Me torturaba comparándome con ustedes, en lugar de aceptar que somos seres humanos diferentes.

Pero ahora, hago pública mis disculpas.

Perdónenme  el aferrarme a un hombre que en esos momentos sólo tenía ojos para ustedes. Perdónenme por querer destruir sus relaciones

Perdónenme por destruir sus relaciones.

Lo más absurdo -y lo que me causa más pena- es saber que sí, de una manera u otra logré que ellos las dejarán. Pero lo hicieron cuando yo ya no los quería.

Así que no me quedé con ellos.

Así que libré una batalla donde quizás obtuve un poco de victoria, pero no me siento satisfecha.

Ahora estoy con alguien. Alguien por quien no he tenido que pelear, ni reclamar, ni preparar estrategias absurdas para que ponga su atención en mí.

Alguien que no consume mi energía, sino que la aumenta y revitaliza.

He crecido y parte de ese crecimiento es gracias a ustedes.

Gracias, por quitarme a esos hombres que sólo me daban lágrimas.

Gracias por quitarme esos hombres que obviamente no querían estar conmigo.

Gracias por demostrarme que ellos no saben amar, pues el tenerlos a mi lado mientras decían que ustedes me odiaban y que ellos las amaban a ustedes me demostraron que eso no era amar. Y de paso les agradezco por librarme del mal sexo.

Les pido disculpas. Les deseo abundante amor en sus vidas,  amor desinteresado, puro y exclusivo.

 

Versos de cuarto grado

Poesía

Por: Andrés Isassi

Vine aquí a escribirte un poema,

Aunque escriba el poema más malo del mundo,

Aunque nunca lo leas,

Este poema es para ti,

Porque te enamoraste de un poeta, que no soy yo,

Uno que escribe versos estrafalarios,

Con palabras que no entiendo,

Un poeta de intelectuales, de premios, y de gente de letras,

No como yo, un poeta que no es poeta,

O que es poeta solo por ti,

Que te escribe  versos de cuarto grado en la clase de lenguaje

Con palabras que no dicen nada, pero sienten todo

Un poeta de tu risa, de tu mirada, y  de nuestros momentos,

Así que este poema es para ti,

Aunque no rime,

Aunque nunca te enamore,

Vine aquí y soy poeta, solo por ti.

 

 

 

Vida, sinónimo de ti

Poesía

¿Puedes hacerme un favor?
¿Pensarías por mí en una rosa blanca?

Imagina el cielo estando en el punto exacto en el cual amanece.
Piensa en un hombre con alma de niño, encontrando el lugar al cual pertenece.

Siente sin tocar las gotas de rocío en una madrugada.
Escucha una orquesta sin estar en el lugar del evento, ni en la hora indicada.

Mira la torre Eiffel, sin nunca haber tomado un vuelo a Francia.
Habla sin abrir la boca. Exprésate con la mirada.

Siente el viento mientras corres y no mueves las piernas.
Recuerda lo que sentiste junto a primer amor, guarda la esencia.

Recorre la India, hazlo mientras vuelas.
Disfruta de los placeres del mundo, sin salir de casa y ahórrate las abstinencias.

Abre los ojos, dame el privilegio de verte a ellos.
Te preguntarás el por qué de todo esto.

Y es que eso es lo que significas para mí, solo así entenderás cuánto te quiero.
Ya que cada detalle de la vida me sabe a ti.

Ella…

Poesía
Por: Gerardo Rosa
Y ahí estabas tú como las nubes, como el sol tan cerca de mí como nunca.
Y podía verte sin que estuvieras y podría sentirte sin que me acariciaras.
Tan sublime tu belleza, tan bella manera de ser.
Y cerré los ojos para ocultarme de la verdad.
Para vivir dentro de mis pensamientos y así poder tenerte con libertad.
Y llegaste, como un todo me invadiste, solo te valiste de tus ojos tan brillantes.
Como las estrellas, tan inmensos como el mar.
Y me ahogue en ellos, y ahogarme en ti era un placer.
Y puedo ahogarme mil veces si al final tu mirada prevalece entre la muerte y el olvido.

Escribe música

Opinión

Creo que no existe una manera correcta y exacta para escribir. Cada escritor tiene su estilo, su personalidad y su pasión que se la transmiten al lector.

Pero creo que hay algo que todo escritor necesita, y eso es, alejarse de la monotonía. ¿Y cómo lo logra? Fácil, convirtiendo su escritura en arte. En música.

He aquí un ejemplo:

Esta oración tiene cinco palabras. Aquí hay cinco palabras más. Oraciones de cinco palabras sirven. Pero juntas se vuelven monótonas. Escucha lo que está pasando. La escritura se convierte aburrida. Me escucho como una máquina. O como un récord atascado. El oído demanda alguna variedad.

Ahora escucha. Varío longitud de las oraciones y creo música. Música. Mi escritura canta. Tiene un ritmo placentero, una entonación, una armonía. Uso oraciones cortas. Y luego uso oraciones un poco más largas. Y a veces cuando estoy seguro que el lector está descansado, comenzaré con una oración de longitud considerable, una oración que quema con la energía de un impetuoso crescendo, el redoble de los tambores, el sónido metálico de los platillos – sonidos que dicen, ¡Escucha lector! Esto que viene ahorita es importante.

Así que he ahí la solución. Escribe alternando oraciones de longitudes cortas, medianas y largas. Crea un sonido placentero en los oídos del lector. No sólo escribas palabras. Escribe arte. Escribe música.